Reader Bookmarks

Matthew
Luke 9:49-50 | Index | John 7:1-53

Mateo 18

15. Por tanto, si tu hermano pecare contra ti, ve, y redargúyele entre ti y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.
16. Mas si no te oyere, toma aún contigo uno o dos, para que en boca de dos o de tres testigos conste toda la cosa.
17. Y si no oyere a ellos, dilo a la Congregación; y si no oyere a la Congregación, tenle por un mundano y un publicano.
18. De cierto os digo que todo lo que ligareis en la tierra, será ligado en el cielo; y todo lo que desatareis en la tierra, será desatado en el cielo.
19. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra, de toda cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
20. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos.
21. Entonces Pedro, llegándose a él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que pecare contra mí? ¿Hasta siete?
22. Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete.
23. Por lo cual, el Reino de los cielos es semejante a un hombre rey, que quiso hacer cuentas con sus siervos.
24. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.
25. Mas a éste, no pudiendo pagar, mandó su señor venderle, y a su mujer e hijos, con todo lo que tenía, y pagar.
26. Entonces aquel siervo, postrado, le adoraba, diciendo: Señor, detén la ira para conmigo, y yo te lo pagaré todo.
27. El señor, movido a misericordia de aquel siervo, le soltó y le perdonó la deuda.
28. Y saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.
29. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba, diciendo: Detén la ira para conmigo, y yo te lo pagaré todo.
30. Mas él no quiso; sino fue, y le echó en la cárcel hasta que pagase la deuda.
31. Y viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y viniendo, declararon a su señor todo lo que había pasado.
32. Entonces llamándole su señor, le dice: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste:
33. ¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti?
34. Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.
35. Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonareis de vuestros corazones cada uno a su hermano sus ofensas.