Reader Bookmarks

Mark
Matthew 13:1-23 | Index | Luke 8:4-18

Marcos 4

1. Otra vez comenzó a enseñar junto al mar, y se juntó a él gran multitud; tanto, que entrándose él en un barco, se sentó en el mar; y toda la multitud estaba en tierra junto al mar.
2. Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina:
3. Oíd: He aquí, el sembrador salió a sembrar.
4. Y aconteció sembrando, que una parte cayó junto al camino; y vinieron las aves del cielo, y la tragaron.
5. Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y luego salió, porque no tenía la tierra profunda;
6. mas salido el sol, se quemó; y por cuanto no tenía raíz, se secó.
7. Otra parte cayó en espinas; y subieron las espinas, y la ahogaron, y no dio fruto.
8. Otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, que subió y creció; y llevó uno a treinta, y otro a sesenta, y otro a ciento.
9. Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.
10. Cuando estuvo solo, le preguntaron los que estaban cerca de él con los doce, sobre la parábola.
11. Y les dijo: A vosotros es dado saber el misterio del Reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas;
12. para que viendo, vean y no echen de ver; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.
13. Y les dijo: ¿No sabéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?
14. El sembrador es el que siembra la Palabra.
15. Y éstos son los de junto al camino; en los que la Palabra es sembrada; mas después que la oyeron, luego viene Satanás, y quita la Palabra que fue sembrada en sus corazones.
16. Y asimismo éstos son los que son sembrados en pedregales: los que cuando han oído la Palabra, luego la toman con gozo;
17. pero no tienen raíz en sí, antes son temporales, que levantándose la tribulación o la persecución por causa de la Palabra, luego se escandalizan.
18. Y éstos son los que son sembrados entre espinas: los que oyen la palabra;
19. pero los cuidados de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias que hay en las otras cosas, entrando, ahogan la Palabra, y es hecha sin fruto.
20. Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la Palabra, y la reciben, y hacen fruto, uno a treinta, otro a sesenta, y otro a ciento.
21. También les dijo: ¿Viene el candil para ser puesto debajo del almud, o debajo de la cama? ¿No viene para ser puesto en el candelero?
22. Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado, ni secreto que no haya de venir en descubierto.
23. Si alguno tiene oídos para oír, oiga.
24. Les dijo también: Mirad lo que oís: con la medida que medís, os medirán otros, y será añadido a vosotros los que oís.
25. Porque al que tiene, le será dado; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.