Reader Bookmarks

Luke
Matthew 1:25-25 | Index | Matthew 2:1-23

Lucas 2

8. Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.
9. Y he aquí el ángel del Señor vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor; y tuvieron gran temor.
10. Mas el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será a todo el pueblo;
11. que os es nacido hoy Salvador, que es el Señor, el Cristo en la ciudad de David.
12. Y esto os será por señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.
13. Y repentinamente hubo con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, que alababan a Dios, y decían:
14. Gloria en las alturas a Dios, Y en la tierra paz, y a los hombres buena voluntad.
15. Y aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores dijeron los unos a los otros: Pasemos pues hasta Belén, y veamos esto que ha hecho Dios, y nos ha mostrado.
16. Y vinieron aprisa, y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre.
17. Y viéndolo, hicieron notorio lo que les había sido dicho del niño.
18. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.
19. Mas María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
20. Y se volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios de todas las cosas que habían oído y visto, como les había sido dicho.
21. Y pasados los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre JESUS; el cual le fue puesto por el ángel antes que él fuese concebido en el vientre.
22. Y cuando se cumplieron los días de la purificación de María, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor
23. (Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz, será santo al Señor)
24. y para dar la ofrenda, conforme a lo que está dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas, o dos palominos.
25. Y he aquí, había un hombre en Jerusalén, llamado Simeón, y este hombre, justo y pío, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo era sobre él.
26. Y había recibido respuesta del Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Cristo del Señor.
27. Y vino por Espíritu al templo. Y cuando metieron al niño Jesús sus padres en el Templo, para hacer por él conforme a la costumbre de la ley.
28. Entonces él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, y dijo:
29. Ahora despides, Señor, a tu siervo, Conforme a tu palabra, en paz;
30. porque han visto mis ojos tu Salud
31. la cual has aparejado en presencia de todos los pueblos;
32. lumbre para ser revelada a los gentiles, y la gloria de tu pueblo Israel.
33. Y el padre y su madre estaban maravillados de las cosas que se decían de él.
34. Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel; y para señal a la que será contradicho;
35. (y una espada traspasará tu misma alma), para que sean manifestados los pensamientos de muchos corazones.
36. Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser; la cual había venido en grande edad, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad;
37. y era viuda hacía ochenta y cuatro años, que no se apartaba del Templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.
38. Y ésta, sobreviniendo en la misma hora, juntamente confesaba al Señor, y hablaba de él a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.